La solicitud de Andalucía a Portugal por agua involucra una presa alimentada por recortes en el riego de Extremadura y Castilla-La Mancha


Andalucía está buscando obtener agua de la presa de Alqueva en Portugal para sus agricultores en Huelva, una solicitud que ha elevado hasta el Parlamento andaluz. Este pedido, que implica una negociación inter-estatal, ha sido derivado al Gobierno central de España por Andalucía. Sin embargo, el Gobierno español no ha procesado la solicitud, argumentando que no se ajusta al convenio de Albufeira de 1998, que rige la gestión de los ríos fronterizos entre España y Portugal.

Esta situación se complica debido a que el río Guadiana, que abastece a Alqueva, ya está sometido a recortes que afectan a los agricultores de Castilla-La Mancha y Extremadura, quienes han expresado su descontento. Esto añade tensión a la ya compleja gestión del agua.

El Tribunal Supremo de España ha admitido una apelación contra el plan de la Junta de Andalucía de duplicar el riego en la cuenca que provee agua a Doñana. El Ministerio de Transición Ecológica de España se opone a la solicitud de Andalucía, citando la sequía y la posibilidad de imponer más restricciones a los regantes de Extremadura y Castilla-La Mancha para cumplir con los caudales mínimos estipulados por el convenio de Albufeira.

La presa de Alqueva es una de las más grandes de Europa, con una capacidad de 4.150 hectómetros cúbicos, actualmente al 70% de su capacidad. Esto representa más recursos hídricos que todos los embalses de Andalucía juntos. Con millones de personas en Andalucía enfrentando restricciones por la sequía, el presidente Juan Manuel Moreno ha anunciado medidas de emergencia, incluyendo la preparación de puertos para recibir barcos cisterna con agua.

Los agricultores de Extremadura y Castilla-La Mancha también enfrentan recortes en el agua, agravados por la percepción de que Portugal se beneficia del embalse de Alqueva, que recoge las escorrentías del Guadiana. Estas comunidades argumentan que el convenio de Albufeira no contempló este embalse, inaugurado en 2002, y piden modificar el acuerdo.

Esta situación plantea la paradoja de que el agua ahorrada por los agricultores españoles podría terminar siendo utilizada en Huelva. Además, surge la pregunta de si Portugal está recibiendo más agua de la necesaria, lo que podría cuestionar la necesidad de los recortes en España. La presa de Alqueva, extendiéndose en parte en Extremadura, añade complejidad al asunto.

Finalmente, hay preocupaciones en Portugal sobre la sobreexplotación del riego en España, exacerbando la sequía. Recordatorios de que Andalucía ya ha estado extrayendo más agua de lo acordado del Guadiana, suman a la tensión. Mientras tanto, se espera que en el próximo encuentro del convenio de Albufeira se debatan estos temas críticos, incluyendo un nuevo régimen hídrico en el tramo del río cercano a Alqueva y la posible consolidación del sistema de bombeo en Andalucía, ambos proyectos enfrentan críticas de organizaciones ecologistas.

Laisser un commentaire

49 − = 45